Yure

VENTILACIÓN



Antiguo calor humano

residuo en los recodos del recuerdo

de aquel sitio que habitaste,

hiciste tuyo,

aún sin quererlo saber.

Dicha, hoy, de quien suscribe

al notar que también al refrescarse

llega, eterna, tu sonrisa

a esta memoria mía, propicia al olvido

y también, por qué negarlo,

a un poquito de soledad.


Comentarios

Pues ya somos dos para las que la soledad es un premio y no un castigo -siempre que no sea absoluta y negra soledad-

Añadir un Comentario: