Yure

COP DE PUNY



"Qué maravilla, joder -dijo el pequeño Tim-. Desde aquí se puede oler a la perfección la mierda de tu fracaso".

Un escupitajo de sangre cayó al lado del pedazo de tierra donde se encogía Stacey.

"Déjalo y vámonos, Thimoty. Humillándole no vas a conseguir olvidar las ganas que tienes de poseerla".

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: