Yure

REBEQUITA


“Tienes un hilo suelto”, y tiró. Intenté avisarle, pero ya era tarde: en cuanto puso sus dos dedos sobre mí, al primer tironcito me deshice entera.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: