Yure

FELICIDAD

Escrito por yure 20-10-2008 en General. Comentarios (1)

 

 

Mañana nos vamos a ver. Estoy tan nerviosa que me tiemblan las piernas. Nos esconderemos en tu casa: cena, vino, velas, un baño caliente, y una eternidad para jugar al cíclope. Y para hundir mi cara en tu vientre, que huele a pan. Creo que estoy empezando a quererte.

INFIEL

Escrito por yure 02-10-2008 en General. Comentarios (3)

 

 

Para que luego digas que soy tu niña pequeña, tu juguetito. Tu trocito inmaculado de algodón por el que nunca pasa nada. Claro que pasa. La vida, pasa. Y tú te sientas a tomar café y a destripar, con voz soñolienta, los argumentos de un melodrama de microchips. Eres mortalmente predecible. Anoche me acosté con otro. Solo venía a decírtelo, a decirte que folla mejor que tú y con más ganas, porque no tiene medido cada milímetro y movimiento, como tú.

 

Iba a decírtelo así, sin más, mientras tomáramos el café de la mañana. Anoche me acosté con otro. Y tú, deshojando la primavera en flor por la sección de economía del día 2 de octubre. Quizá, con un poco de suerte, te atragantes con la magdalena. Así reaccionas y, al menos, toses. Y elevaba mis dedos en sus nalgas sudorosas mientras me devoraba el cuello. Habría disfrutado detallándote el excitante tacto de su rosado glande erecto, para que sufrieras imaginando a tu nenita sobre él, harta de esperar al tuyo. Te ensartaría las palabras por el oído, como los cuchillos de ese truco con cajas que hacen los magos. La imagen de mi lengua en su tórax, unay otra vez serpenteando por tu consciencia. Y contarte que no pensé en ti, sino en mí; que me sentí muy mujer y muy satisfecha en mi cuerpo cuando me llevó al orgasmo, y que dediqué mi grito de victoria a la represión que hace más de un año tú provocaste. Pero he decidido no decírtelo, porque su semen me lavó los ojos y me hizo ver que soy una mujer increiblemente poderosa. Ya lo descubrirás cuando me haya ido y leas esta carta.

LAS FÓRMULAS DE CORTESÍA

Escrito por yure 04-09-2008 en General. Comentarios (0)

 

De nada.

No hace falta que agradezcas, puedes

llamarme siempre que te asalte el frío.

Cuando necesites afecto, búscame: será

un placer trenzar tu cuerpo

con el mío.

No me expliques, no te excuses,

no hace falta.

Cuando tú y yo danzamos, cariño,

a los dos nos sobran las palabras.

Tus dedos se enredan con los míos

y son ellos, no nosotros, los que hablan.

No te pido explicaciones,

de verdad que no hace falta:

tu delicioso placer

                         ha sido mío:

                              gracias.

AZOTES

Escrito por yure 04-09-2008 en General. Comentarios (0)

 

 

Dicen que hay un considerable número de mujeres que desean que las azoten. Respetables amas de casa, trabajadoras dignísimas con su traje de chaqueta, madres hastiadas, novias recatadísimas, amigas, hermanas. Más de las que cabría pensar. Y ellas se sonrojan y lo niegan poniend el grito en el cielo, con su Paco en el sofá, mirando el fútbol. Pasan por las tiendas de cuero y las miran de reojo. Quizá hasta reniegan de ello, y denuncian a gritos la desvergüenza para bochorno de sus amigas. Muchos suspiros castrados, en la España del s. XXI.

 

También dicen que hay hombres que desean zapatos. De tacón, altos, brillantes. Para lamerlos, frotarlos o lucirlos en sus sólidos pies de padres de familia. De estudioso y recatado muchacho, experto en música, de respetable abuelo de una preciosa niña con coletitas rubias. Pero nadie lo dice.

 

Y homosexuales que sueñan con placeres heteros, y prostitutas que sueñan con poemas y velas, y novios que sueñan con el mejor amigo. Y todos callan. Y les colocan esos zapatitos que usan las chinas para reprimir el pie, pero en el alma. Y en vez de problemas de huesos, los tienen de corazón, de felicidad y de falta de vida. En esta España tan moderna, que ya tiene tele con plasma. Hay que ver, lo que callan los labios.

EL FIN DE LO IMPOSIBLE

Escrito por yure 03-09-2008 en General. Comentarios (0)

 

 

Estaba enamorada del chico de su amiga. Así que un buen día, hastiada de sufrir por dentro, clicó copiar-pegar. Y ahora, con sendos amantes calcados, ya ninguna tiene celos.