Yure

General

QUE NO MORA EL DESIG

Escrito por yure 25-12-2012 en General. Comentarios (0)



Que no mora el desig.

Que no l’apaguen els gels incòlumes de la memòria.

Que no se’ns esgote l’espurna als ulls.

Que el temps ens redimisca.

Que no perda l’esperança.

Que nasca un nou dia.

Que les mans que lluiten

no perden la força i no,

no deixen de lluitar.

Que no siga més forta la por que el coratge.

Que no sucumbim en vida.

Que no ens quedem sense somnis.

Que no mora el desig.



MARINERO

Escrito por yure 05-11-2012 en General. Comentarios (0)


Es algo mágico, el sexo.

De repente, mientras me pierdo

en este mar de olas de arena

en el que tú y yo somos náufragos,

llega nadando un pez plateado

y cobija en mi muslo sus cinco aletas,

cinco suspiros que se abren paso

en dirección al infinito, ese mar mío

-ese mar tuyo-; tañe de mí increscendo

toda mi solidez y rotundidad,

que se abandona al vaivén

y se funde con la arena,

y me deshago, melódica, en olas

de un mar que, afortunadamente,

no acaba en ninguna parte.

Es algo mágico, el sexo.


REBEQUITA

Escrito por yure 30-08-2012 en General. Comentarios (0)


“Tienes un hilo suelto”, y tiró. Intenté avisarle, pero ya era tarde: en cuanto puso sus dos dedos sobre mí, al primer tironcito me deshice entera.

PLEGARIA AL PLACER DEL HOMBRE QUE AMÓ A UNA MUJER INCORRECTA.

Escrito por yure 19-08-2012 en General. Comentarios (0)


Hallar mi suave hogar
en el vello de tus piernas,
deslizar mi lúbrica fe
por tus curvas imperfectas,
surcar mi impío placer
con tus arrugas serenas,
y que me llame a juicio Dios
y su gabinete de estética.

TOUCHÉ

Escrito por yure 14-08-2012 en General. Comentarios (0)


Hay muchas maneras de enfrentarse, depende cómo combinemos los elementos: dos personas, objetos de diversa índole, un escenario adecuado y más o menos distancia, dependiendo del arma utilizada.

Se suelen poner los adversarios enfrente, se miran. Se huelen, se observan. Escuchan los sonidos del cuerpo del otro. Si el adversario está muy nervioso, o excitado, se pueden oír sus latidos desde aquí.

Un error, una pequeña distracción entonces será fatal, y tendrás al otro con tu cuello a su merced. Por eso hay que entregar tus cinco sentidos a la lucha...

A veces dura más este momento, a veces dura menos. Hasta que uno de los dos ataca. Un montón de tiempo, sudor y jadeos después, la batalla acaba con ambos derrotados. O quién sabe, quizá ambos han vencido.

(Ése es, más o menos, el esquema de una batalla).